Lastimosamente el racismo sigue dando de que hablar en el mundo deportivo. Esta vez tuvo lugar en Italia, pues en un partido de fútbol profesional, los cánticos racistas se hicieron presentes durante el desarrollo del juego; pero, peor aún, el jugador afectado terminó siendo expulsado por el árbitro, quien replicó no haber escuchado tales cánticos por los que el jugador protestaba.

El incidente ocurrió en la provincia italiana de Cagliari, donde se jugaba el encuentro entre el Pescara y el local Cagliari Calcio, correspondiente a la fecha 34 de la Serie A, el día 30 de abril. El afectado fue el futbolista ghanés, Sulley Muntari, quien actualmente milita en el Pescara, y ha tenido paso por clubes importantes del Calcio como el Udinese, el Milan, y el Internazionale.

En el transcurso del tramo final del partido en el estadio Sant’Elia, el africano se dirigió al juez para reclamarle por los insultos provenientes de la tribuna; el italiano Daniele Minelli no tomó cartas en el asunto y permitió que los cánticos siguieran, Muntari -indignado- decidió continuar manifestando su molestia con el cuarto arbitro. Y resulta siendo amonestado por el referee central.

El jugador al ver la actitud displicente del árbitro optó por abandonar el terreno de juego cuando aún quedaban un par de minutos de partido. Posteriormente el ghanés declaró: “El árbitro me dijo que no tenía que hablar con los espectadores. Me enfadé. Le pregunté si no había oído y por qué me decía esas cosas. Tienes que tener el coraje de parar el partido. Si no lo tienes, ¿quién eres? (…) El árbitro no solo tiene que pitar, tiene que gestionar la situación. ¿Qué ejemplo somos? Esto no es fútbol” explicando su forma de ver lo sucedido. Además, el internacional con Ghana, al salir del terreno de juego se dirigió a los aficionados que estaban atacándole verbalmente y les respondió señalando su brazo “Es mi color”.

Acabado el encuentro, se conoció que el futbolista había sido expulsado por doble tarjeta amarilla. La segunda tarjeta llegó por su decisión de abandonar del campo, lo cual se notificó al capitán del Pescara, el argentino Hugo Campagnaro, al finalizar el choque. La expulsión le significa al club Delfini no contar con el volante para el encuentro contra el Crotone el próximo 7 de mayo.
Por otra parte, el encuentro finalizó con victoria para los locales, por medio de un cobro desde los once pasos ejecutado por el mediocampista brasileño João Pedro.

Infortunadamente, el de Sulley Muntari no es el primer caso de racismo que afecta a la competición italiana. En años pasados su excompañero de equipo, Samuel Eto’o (Internazionale) y su compañero de selección Kevin Prince Boateng, fueron víctimas de estas discriminaciones.

También puedes leer:

La Paz Fútbol Club, el equipo de las FARC

Dejar respuesta

*