Foto: Diario El Día

El conductor Mario Núñez de 71 años, todos los días sale a trabajar manejando un bus entre las ciudades de Coquimbo y La Serena, en el norte de Chile, ya que tiene que mantener a su esposa Fresia Farías, de 65 años.

A pesar de su avanzada edad, Mario se ve forzado a trabajar tan fuerte debido a que a Fresia le diagnosticaron Alzhéimer en el 2014, enfermedad que ha ido empeorando a lo largo de los años. Sin embargo, el anciano la cuida todos los días ya que no cuenta con los recursos económicos necesarios para enviarla a un centro asistencial, razón por cual debe  llevarla a su trabajo en jornadas que van de 10 a 12 horas, de Lunes a Domingo.

Me subí a la micro y todos los días es una historia distinta… Pero esta me duele la señora que va durmiendo es esposa…

Posted by Sideral Mágica on Wednesday, October 31, 2018

La rutina de los esposos comienza a 5:30 am. Mario se despierta, baña y viste a su mujer, le lava los dientes, la acompaña al baño y la ayuda a limpiarse, porque la autonomía de ella se ve muy comprometida en la enfermedad. “Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación, esto me tiene realmente estresado y no doy más”, aseguró para el diario El Día, encargado de realizar el seguimiento de este caso.

Además, para este conductor llevar a Fresia junto a el no ha sido tarea fácil. “Se me ha caído de la micro (el bus), a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro (…), yo tengo que agotar todos los medios para poder cumplir con mi obligación de pareja”, afirmó.

No obstante, esta historia de amor tiene un final feliz para la pareja ya que gracias a la historia que fue publicada por el medio chileno el pasado 4 de noviembre, logro tocar el corazón de miles y viralizarse a tal punto de que el hogar “La Visitación de María de Fundación Las Rosas” anunció que cuidaría de Fresia con personal especializado para tratar su Alzhéimer, noticia que tiene conmovida a las redes sociales y por su puesto a su amado esposo. 

A pesar de estar alegre por los cuidados que recibirá Fresia en la fundación, Mario tomó una decisión muy difícil al dejar al amor de su vida, del que nunca se había separado, en el centro asistencial. “Voy a venir a sacarla los sábados en la tarde y el domingo la devuelvo con ayuda de la nieta, para que nunca se olvide de mí, ni tampoco olvidarme de ella, porque estuvimos 28 años juntos. Es una despedida física no más porque siempre va a estar conmigo”.

Foto: Diario El Día

Estas historias nos hacen volver a creer en el amor… ¿Tú qué opinas?, déjanos saber tu opinión en la caja de comentarios.

+ También puedes leer: ¡Amor de madre, amor infinito! Despertó de un coma de 12 años y su mamá siempre lo cuidó.

Dejar respuesta

*